Cuarta Corrida Serial Taurino 2016

24 de Abril de 2016

Compartir:

   Emotiva despedida del torero chintololo Eulalio López “Zotoluco” en la plaza de toros Monumental de Aguascalientes en la cuarta corrida del serial taurino más importante de América dentro del marco de la Feria Nacional de San Marcos.

   Una oreja es poco reflejo para el esfuerzo, la entrega y valor de las faenas que cuajó Zotoluco toreando estupendamente a sus dos toros, desde el primer lance de capa puso los ojos de todos los aficionados en su quehacer, brindó su primero a los ganaderos de La Punta y al toro lo fue sobando hasta conseguir sacar un buen fondo que no parecía tener el toro, pudo haber tocado pelo, pero pinchó y aun así lo sacaron al tercio; lo mejor vino en su segundo al que toreó luego de brindar al conclave para comenzar con pases de tanteo puesto de rodillas como si en lugar de despedirse viniera en busca de hacerse un nombre, realizó una faena con el sello de la casa y mientras toreaba la Banda Sinfónica Municipal entonó las nostálgicas notas de  Las Golondrinas, también le tocaron la famosa Pelea de Gallos con la consiguiente algarabía del público que motivó a torear con el arrebato también característico del Zotoluco, culmina su faena de pinchazo y estocada fulminante para que la petición no se hiciera esperar y el palco concede una oreja para que el diestro diera la última vuelta al ruedo de manera triunfal.

   Morante de la Puebla llegó vestido de negro y oro, dispuesto a triunfar y lo hizo, cuajó faenas importantes a sus dos toros, pero lo mejor vino cuando anunció uno de regalo y con ese toro nos presentó a un Morante distinto, enrazado y con la calidad de la inspiración y de la interpretación de un Morante auténtico. Ese toro de regalo le da una nueva dimensión a Morante, con ese toro se hizo de los aficionados en Aguascalientes, los mismos que no le perdonaron un enganchón en sus dos faenas anteriores, los mismos que le pitaban cuando despreciaban porque no entendían el esfuerzo del de la Puebla del Rio, esos mismos que rayaron en el paroxismo para exigir  la oreja para Morante. En conclusión un Morante distinto que conquistó a la afición de Aguascalientes en su propia feria.

   Diego Silveti en su segundo y último compromiso dentro del serial, vino con un terno palo de rosa y oro, de nuevo le vimos con voluntad porque se puso a porta gayola de rodillas y como no embarcó la embestida de salida el toro lo arrolló pisándolo en el tobillo derecho, mismo que le fue vendado para que saliera a lidiar y matar al segundo de su lote. Mal con la espada y una labor discreta resumen sus actuaciones.